header_image

"En el ojo del huracán"

Cartas de Ultramar a España, 1823 - Edición digital

xml_logo
Visualización TEITOK
Francisca Núñez Cerda a su hijo Miguel Torre. Mayagüez. 4 de junio de 1823


Francisca Núñez Cerda a su hijo Miguel Torre.
Mayagüez. 4 de junio de 1823

[Carta]

Mi amadísimo hijo Miguel Torres: por tener ya la memoria tan perdida no hago memoria si te e contestado a la tuya fecha 24 febrero1823-02-24. Haora quiero haserlo para haserte una rrelación de mi modo de pensar y el motivo que tube para poner un estraño de apoderado para q.e si acaso alguno lo a notado en calidad del examen que yo te ayga hecho precéntales ésta para que bean que no a sido más el motibo q.e como havía quasi 4 años q.e nos separamos y no tener una letra de ustedes y abiéndote dado poder y encargádoles q.e me escribieran noticiándome todo lo que conviniera para mi cobierno y viendo que ni benían ni rresibía cartas me balí d'esta industri a para descubrir tierra y en que consistía este cilencio de ustedes aunq.e yo ciempre me malicié lo mismo que a sucedido q.e sus cartas se cojían para q.e no binieran a mis manos, y por consiguiente con las mías hacían lo mismo y porq.e al menos el primer año de nuestra separación no perdí correo que no les escribí, y después [%]Pagebreak

viendo que no rrecibía cartas de Ustedes suspendí a no escribir ceguido, pero no dejaba de escribir aunq.e no en todos los correos, pero en todo el año de 221822 es berdad que no escribí no cé cien, la q.e les escribí baxo de cubiera del padre difinidor para ber si la rresibían en esa u otra les mandé a decir que sería la última que les escribía, pues como yo pensaba q.e el no rrecibir cartas era por el motibo que no escribían y que el no escribir era por el motibo que como quedaron por benir y no binieron me hise el juicio que tú de avergonsado no te determinabas a escribir y el no benir lo atribuí a que mi apoderado te desveló el viaje por su interés de ganar con lo tuyo y lo mío, hasía un capital considerable y se utilisaba de uno y otro. Este fue mi modo de pensar para contigo y no otro porque si yo no huviera tenido una confiansa en ti, no te huviera dado un poder como te dí con tan poco tiempo de trato, pero como desde que te traté conosí en ti un carater desinteresado a lo que no es tullo, por eso te lo dí con toda satisfación y tu desinterés tanto a tí como a mí nos a sido perjudical que si tú en vida del difunto así que bistes los muchos empleos y los predios que arrendaron [%]Pagebreak

te huvieras precentado con el poder no huviera llegado a los términos que allegado con ese Abariento porque ay beses que la mucha bondad no es buena y esta que tú has tenido con esa familia a sido de ellas pues todo lo que ellos an ganado con lo mío mejor me huviera sido a mí y a tí q.e tú los huvieras ganado y para mí me huviera cido mucho gusto, pero ellos lo an sabido haser con quitar la comunicación de las cartas, pues no hago juicio de otros porque aunque ay ay otra polilla que no se escusará de aserlo en este caso no lo concidero porq.e ella huviera cojido dos o tres, pero no todas y no dejar llegar una a mis manos no sale de otros que de ellos y lo confirmo, pues hasta q.e no se a descubierto sus enbrollos no e rresibido cartas de ustedes, q.e fue el día de Nuestra Señora de Mercedes, y en seguida rrecibió tras que havía cartas de 15 meses y más y después e bisto todos los borradores q.e de esas ay unas tantas q.e no an llegado, que serás las q.e más les conbenía que yo no recibiera y por fin se a salido con lo que a querido según tengo noticia que no más da de quenta 1200p.s, y eso contando la parte del barco y eso con pérdida. En fin todavía Flaquer no me a dado quenta del rresultado, esto lo sé por D.n Juan Caldentri. En fin soy dichosa para los apoderados que ciempre me dan las quentas del gran capitán pero con Dios se las hallan q.e el [%]Pagebreak

es quien todo lo be y castiga sin palo ni piedra. Sobre el juicio que han hecho de Miguel te digo que en estos asuntos no a cooperado, pues yo con él me trato peor que con un estraño, pues tú sabes como yo le e tratado ciempre con reserba y en el día con más, pues como él pensaba q.e casándose con Margarita sería dueño de todo y hasta a mí me gobernaría con su espotiqui y a bisto lo contrario que yo a él no le e dicho hasme esta diligencia, ni sabe si tengo o no tengo porq.e en Cabo Rojo puse una tiendecita con el fondo de 1000 pesos y en el día tengo ya ganancias 2500 y e dado 700p.s al apoderado de Caldentes y no sabía nada hasta haora poco que lo supo por otro. Las quentas que yo mandé allá no fueron hechas por él porq.e me loWS: Incierto. Certidumbre media quise que hisiera él no ha hecho otra cosa a mi fabor q.e ha sido cobrar lo q.e él había fiado en las demás deudas no a dado ni un paso ni pienso q.e lo depués quiero que él vea q.e no lo necesito. En fin mucho te dixera, pero por no molestarte no lo hago, pero si algún día Dios me concede que nos veamos aunque ya tengo perdida la espe[%]Pagebreak

ransa porque ya me disen q.e an comprado un predio y quando un hombre procura a fincarse ya no tiene intención de salir y por lo mismo tengo obvio con el mallor desconsuelo de no bolber a berlos pero beo q.e así lo permitirá el Señor de separarme de lo que más e querido y quiero que se haga su voluntad. A Felipa, que tenga ésta por sulla, que en este mismo mes sale el barco que le tengo dicho que le mandaré los tabacos de Cuba y las pepitas y otras frioleras, y tu y ella rresiban mil espreciones de las dos tías y primas y de mi parte y de ellas se las partisiparás a tu madre, hermanas y hermano, pásalo vien en compaña de todos y dispón del buen afecto de tu mamita que desea más berte que escribirte,

Fran.ca Núñez de Cerda

Dale memorias a todos los conocidos.

[Sobre]

A D.n Miguel Torre
del Comercio en la
ciudad de Palma

Francisca Núñez Cerda a su hijo Miguel Torre. Mayagüez. 4 de junio de 1823


Francisca Núñez Cerda a su hijo Miguel Torre.
Mayagüez. 4 de junio de 1823

[Carta]

Mi amadísimo hijo Miguel Torres: por tener ya la memoria tan perdida no hago memoria si te e contestado a la tuya fecha 24 febrero1823-02-24. Haora quiero haserlo para haserte una rrelación de mi modo de pensar y el motivo que tube para poner un estraño de apoderado para que si acaso alguno lo a notado en calidad del examen que yo te ayga hecho precéntales ésta para que bean que no a sido más el motibo que como havía quasi 4 años que nos separamos y no tener una letra de ustedes y abiéndote dado poder y encargádoles que me escribieran noticiándome todo lo que conviniera para mi cobierno y viendo que ni benían ni rresibía cartas me balí d'esta industri a para descubrir tierra y en que consistía este cilencio de ustedes aunque yo ciempre me malicié lo mismo que a sucedido que sus cartas se cojían para que no binieran a mis manos, y por consiguiente con las mías hacían lo mismo y porque al menos el primer año de nuestra separación no perdí correo que no les escribí, y después viendo que no rrecibía cartas de Ustedes suspendí a no escribir ceguido, pero no dejaba de escribir aunque no en todos los correos, pero en todo el año de 221822 es berdad que no escribí no cé cien, la que les escribí baxo de cubiera del padre difinidor para ber si la rresibían en esa u otra les mandé a decir que sería la última que les escribía, pues como yo pensaba que el no rrecibir cartas era por el motibo que no escribían y que el no escribir era por el motibo que como quedaron por benir y no binieron me hise el juicio que tú de avergonsado no te determinabas a escribir y el no benir lo atribuí a que mi apoderado te desveló el viaje por su interés de ganar con lo tuyo y lo mío, hasía un capital considerable y se utilisaba de uno y otro. Este fue mi modo de pensar para contigo y no otro porque si yo no huviera tenido una confiansa en ti, no te huviera dado un poder como te dí con tan poco tiempo de trato, pero como desde que te traté conosí en ti un carater desinteresado a lo que no es tullo, por eso te lo dí con toda satisfación y tu desinterés tanto a tí como a mí nos a sido perjudical que si tú en vida del difunto así que bistes los muchos empleos y los predios que arrendaron te huvieras precentado con el poder no huviera llegado a los términos que allegado con ese Abariento porque ay beses que la mucha bondad no es buena y esta que tú has tenido con esa familia a sido de ellas pues todo lo que ellos an ganado con lo mío mejor me huviera sido a mí y a tí que tú los huvieras ganado y para mí me huviera cido mucho gusto, pero ellos lo an sabido haser con quitar la comunicación de las cartas, pues no hago juicio de otros porque aunque ay ay otra polilla que no se escusará de aserlo en este caso no lo concidero porque ella huviera cojido dos o tres, pero no todas y no dejar llegar una a mis manos no sale de otros que de ellos y lo confirmo, pues hasta que no se a descubierto sus enbrollos no e rresibido cartas de ustedes, que fue el día de Nuestra Señora de Mercedes, y en seguida rrecibió tras que havía cartas de 15 meses y más y después e bisto todos los borradores que de esas ay unas tantas que no an llegado, que serás las que más les conbenía que yo no recibiera y por fin se a salido con lo que a querido según tengo noticia que no más da de quenta 1200pesos, y eso contando la parte del barco y eso con pérdida. En fin todavía Flaquer no me a dado quenta del rresultado, esto lo sé por Don Juan Caldentri. En fin soy dichosa para los apoderados que ciempre me dan las quentas del gran capitán pero con Dios se las hallan que el es quien todo lo be y castiga sin palo ni piedra. Sobre el juicio que han hecho de Miguel te digo que en estos asuntos no a cooperado, pues yo con él me trato peor que con un estraño, pues tú sabes como yo le e tratado ciempre con reserba y en el día con más, pues como él pensaba que casándose con Margarita sería dueño de todo y hasta a mí me gobernaría con su espotiqui y a bisto lo contrario que yo a él no le e dicho hasme esta diligencia, ni sabe si tengo o no tengo porque en Cabo Rojo puse una tiendecita con el fondo de 1000 pesos y en el día tengo ya ganancias 2500 y e dado 700pesos al apoderado de Caldentes y no sabía nada hasta haora poco que lo supo por otro. Las quentas que yo mandé allá no fueron hechas por él porque me loWS: Incierto. Certidumbre media quise que hisiera él no ha hecho otra cosa a mi fabor que ha sido cobrar lo que él había fiado en las demás deudas no a dado ni un paso ni pienso que lo depués quiero que él vea que no lo necesito. En fin mucho te dixera, pero por no molestarte no lo hago, pero si algún día Dios me concede que nos veamos aunque ya tengo perdida la esperansa porque ya me disen que an comprado un predio y quando un hombre procura a fincarse ya no tiene intención de salir y por lo mismo tengo obvio con el mallor desconsuelo de no bolber a berlos pero beo que así lo permitirá el Señor de separarme de lo que más e querido y quiero que se haga su voluntad. A Felipa, que tenga ésta por sulla, que en este mismo mes sale el barco que le tengo dicho que le mandaré los tabacos de Cuba y las pepitas y otras frioleras, y tu y ella rresiban mil espreciones de las dos tías y primas y de mi parte y de ellas se las partisiparás a tu madre, hermanas y hermano, pásalo vien en compaña de todos y dispón del buen afecto de tu mamita que desea más berte que escribirte,

Francisca Núñez de Cerda

Dale memorias a todos los conocidos.

[Sobre]

A Don Miguel Torre
del Comercio en la
ciudad de Palma

Nota


Adiciones editoriales se ponen en color azul.
Deficiencias/dudas en el documento o en la transcripción se ponen en color rojo.
Poner el ratón sobre segmentos con fondo gris activará un tooltip con informaciones agregadas.

Metainformación


Francisca Núñez Cerda a su hijo Miguel Torre. Mayagüez. 4 de junio de 1823

Archivo Histórico Nacional, Estado 6375, n.15, doc.24

Editado por Werner Stangl


Dimensión: 1 folio (r-v), sobre

Diseño: Orientación horizontal, doblada (2 columnas)

Letra: Letra cerrada, regularmente legible

Lengua(s): 100% español .

Palabras clave:
noticias familiares
vida cotidiana, comercio (en Ultramar)
correo

Karl-Franzens-Universität Graz
Institut für Geschichte
Wirtschafts- und Sozialgeschichte
Attemsgasse 8/III, A - 8010 Graz
0043-(0)316-380-8088
werner.stangl@uni-graz.at
 Powered by TEI